jueves, 20 de diciembre de 2012

LA MARCA DEL MERIDIANO, de Lorenzo Silva (RESEÑA)


No soy lectora de novela policíaca, nunca estoy segura de analizar su contenido con indulgencia. Quizás, porque no me gusta ningún tipo de violencia de manera tan didáctica. Aunque admiro a quien tiene imaginación para semejantes tramas y eso solo lo pueden hacer de los buenos, “los mejores”

El tema principal que nos ocupa en LA MARCA DEL MERIDIANO, es la resolución de un horroroso asesinato, que bajo ningún concepto podría pasar desapercibido. Pero la lealtad del agente asignado hacía un antiguo superior y amigo, le remueve su valor dormido para llegar a la verdad. “Era un viejo zorro y los viejos zorros saben esperar a que escampe” y para eso él tenía una paciencia infinita.
El Agente Bevilacqua, más conocido como Vilac, nos alista dentro del cuerpo de LA GUADIA CIVIL, para descubrir una trama de corrupción, eran poco menos que “intocables” dentro del propio “cuerpo”, algunos eran agentes rasos y otros con rango, y que se ven manchados por todas las fisuras que conlleva la propia corrupción.
Seguimos la investigación paso a paso, con todo lujo de detalles, ya que la cosa se complica hasta el nivel de tocar todos los escalones sociales que maneja el dinero fácil y traicionero que trae el tráfico de drogas extraviado en las redadas, el mundo de la prostitución y la explotación sexual del tráfico de mujeres.
“La obstinación es, quizás, la única cualidad humana que vale no solo en el oficio de policía, sino en multitud de profesiones; al menos, en todas aquellas que tienen que ver con la noción de la verdad”.
A fin de cuentas “LA MARCA DEL MERIDIANO”, no deja de ser la línea divisoria entre en lo correcto e incorrecto, lo legal y lo ilegal, “EL HONOR HA DE SER LA PRINCIPAL DIVISA DEL GUARDIA CIVIL; DEBE POR CONSIGUIENTE CONSERVARLO SIN MANCHA. UNA VEZ PERDIDO NO SE RECOBRA”, (extracto leal del libro).