viernes, 1 de marzo de 2013

EL CONSTRUCTOR DE ARBOLES, de Chris Howard


Una visionaria novela tan hermosa como evocadora, repleta de imágenes y personajes inolvidables.

«Quise escribir un libro que fuera ágil y trepidante, pero también poético, hermoso y que hiciera pensar a la gente. Una especie de mezcla de todas las cosas que me gustan, desde Cormac McCarthy a Cowboy Bebop.» Chris Howard.
Banyan es un constructor de árboles. Los fabrica, usando chatarra y trastos viejos, para los ricos que buscan un alivio al desolado paisaje. En realidad Banyan nunca ha visto un árbol de verdad, porque todos desaparecieron hace más de un siglo, pero recuerda las historias que su padre le contaba sobre el Viejo Mundo. Aunque eso fue antes de que su padre también desapareciera...
Todo cambia cuando conoce a una mujer con un extraño tatuaje y decide iniciar un viaje en busca del paradero de los últimos árboles. Mientras intenta escapar de los peligros que acechan en las Tierras Yermas, Banyan descubrirá la verdad acerca de su familia, su pasado, y lo que algunas personas son capaces de hacer para recuperar los árboles.

La crítica opina:

«Un debut impresionante... Hay una brillante locura en este mundo postapocalíptico y moribundo, poblado por personajes complejos, lealtades cambiantes y capas y capas de secretos. Se trata de una aventura que no cesa, repleta de ideas originales y marcada por el ritmo casi hipnótico de la narración lacónica y musical de Banyan.» Publishers Weekly

«Howard tiene un don para los escenarios fantasmales: la marea asesina que es este océano del futuro, la corteza que Banyan encuentra creciendo pegada a un hombre vagabundo, la plaga de langostas que devora todo a su paso....» Kirkus

Comentarios de los usuarios de Amazon:

«El único problema que tiene este libro es que tengo que esperar el siguiente.»

«El lenguaje y las imágenes de El constructor de árboles son tan vívidos como fáciles de visualizar.»

Editorial: Minotauro (Grupo Planeta)
Colección: Ciencia Ficción.
ISBN: 978-84-450-0080-9
336 Páginas