miércoles, 16 de octubre de 2013

LA BODA DE KATE, de Marta Rivera de la Cruz (Reseña)

“Que el amor no tiene edad, color, condición y religión es algo de sobra 
conocido, ¡Pero qué bonito es el amor! No importa la edad, lo importante es vivirlo plenamente, porque rejuvenece el espíritu”


LA BODA DE KATE, será un día lleno de magia,  por muchos motivos.  Esta sería la boda soñada por toda novia enamorada, dentro de un marco incomparable. Era el evento más esperado por los habitantes de Ribanova, desde hacía mucho tiempo, ya que todos sentían un gran cariño por la adorable Kate.


Katherine Salomón, había llegado a esa pequeña comunidad años atrás, por una casualidad del destino y allí encontró el hogar perfecto para vivir el resto de sus días.
Siendo una joven estudiante Universitaria conoció a Foster Smith, el que sería el amor de su vida, pero el carácter de ambos y sus diferentes planes de futuro, les separaba más que  unirles, razón por la que le rechazo en dos ocasiones, pero sin poder evitar que aquel amor se filtrará en su piel como si de un tatuaje se tratará. Dada su alta cualidad de Don Juan, decidió olvidarlo y en su último año de carrera, fue novia de Cule Balfour, un escocés estudiante de física y jugador de baloncesto, que la abandono de la noche a la mañana, sin motivo ni razón y hecho que tampoco le ocasiono mayor disgusto.

A una edad madura, comienza una relación con Michael Spencer, viudo con dos hijos insoportables, pero él, era un hombre de corazón honesto y noble, no la enamorará,  pero sí le aportará esa paz interior y tranquilidad  que tanto anhela, así que acepta su propuesta de matrimonio y se convierte en la Sra. Spencer
El norte de España, sería el destino del viaje de novios, siguiendo los pasos que años atrás habían andado la familia Spencer por otras razones de la vida,  detallándole a su padre el recorrido del viaje, esté resulta conocer uno de los municipios Españoles, por las fotos que le mostraban y donde había dejado amigos, así pues, y sin más explicación su padre, ya viudo, decide viajar a Ribanova, en busca de aquellas amistades de antaño, partió con la idea es verles y pasar unos días, sin embargo pasado un tiempo prudencial, decidió instalarse definitivamente, consciente de que en Brighton nadie le extrañaría y siempre que lo desearan serian bienvenidos en su casa Gallega.

La relación de la  familia Salomon, era un tanto peculiar, fallecida su madre, la relación entre hermanos era distante, al contrario que ella, James, su hermano y su cuñada  Lotta eran la ambición personalizada, fueron acaparando las propiedades de la familia, usurpando a Kate lo que más adelante le correspondería como herencia familiar, pero la bondad de Kate estaba por encima de todo y nunca reclamó nada, tampoco tenía demasiado contacto con sus sobrinas, Laura y Lizzie, pero no las culpaba del mal hacer de sus padres.

Michael, era su mundo, disponían de una cómoda situación, una bonita casa y una desahoga situación económica, con él, se sentía querida y respetada, aunque le dolía saber que no correspondía al amor de su marido como él se merecía, los años iban pasando pero ella seguía recordando a Foster. Todo aquello le fue arrebatado cuando Michael, murió y sus hijos, Adele y Michael Junior la dejaron prácticamente en la miseria, teniendo que empezar de cero a una edad ya tardía.


La suerte le cambiaría con la llegada de Jeffried Ruskin, que resulto ser el editor de las novelas olvidadas que el tío Bertie escribió en su día con más fracaso que gloria, Ruskin, le proponía volver a reeditarlas y como heredera tenía todos los derechos, lo cual le aporto una suma sustanciosa a su mal trecha economía y la independencia deseada.Nadie esperaba que las ventas fueran tan positivas y sus éxitos aunque tardíos,  eran celestiales y ya aspiraban a ampliar nuevas plazas editoriales, lo que presagiaba una magnifica bonanza para todos.


Una llamada desde España, la ponía en alerta, su padre estaba enfermo y necesitaba ayuda, Kate, informo a su hermano y cuñada, quienes desde el primer momento de desentendieron del tema, dejándole claro que era obligación suya hacerse cargo de la situación.
Todo  en la vida de Kate, parecía transitorio, pero también fructífero, porque su bondad siempre era recompensada por el destino. Con la única idea de atender a su padre, Kate, se traslada a Ribanova, sin tiempo programado ni planes de futuro.
Pronto se adapta al concejo y tras la muerte de su padre, decide echar raíces en Galicia, los años van pasando y la ancianidad cada vez está más cerca. Había invertido sus ganancias en el caserón donde su padre vivió y para sufragar gastos, invito a dos amigas de edades próximas a compartir casa y vejez. Kate, Shirley y Anna Livia,  formaban un trió de damas, alegres y simpáticas, se entendían a la perfección, la convivencia era sana y feliz, tal y como anhelo en su pasado. Junto a la compra de la magnífica casa, grande, amplia y con jardines, iba la librería El Unicornio, negocio que no le aportaba grandes beneficios, pero si  satisfacción personal. Se sentía unida al pueblo, disfrutaba paseando por sus calles y hablando con sus habitantes, por fin Kate, sentía algo parecido a la felicidad. ¿Qué más podía pedir?

El día de su setenta y un cumpleaños y contra todo pronóstico, Foster Smith, se presenta en su casa, con la intención de proponerle matrimonio cincuenta años después. Tras el “SI”, de Kate, su casa es un ciclón de nervios, planes, ¡¡hay muchas cosas por hacer!!, los preparativos de la boda no es tarea fácil, para ello contará con la imparable voluntad de sus amigas, que pondrán la pedanía del revés y donde todos arrimaran el hombre para hacer más especial tal evento en Ribanova, se respira alegría compartida y amistad.


LA BODA DE KATE, ¡no será una boda más!, despertará sentimientos adormecidos y entre los invitados estará, David, el hijo de su futuro marido, Laura su sobrina y Jeffried Ruskin, quien acudirá con otra tentadora propuesta literaria que desempolvorará el pasado del tío Bertie y  despertará una nueva trama a resolver, de esta manera Kate dirá adiós a su conducta tranquila y plácida.


¡¡VIVA LOS NOVIOS!!


Marta Rivera de la Cruz, conocida en mi biblioteca por sus anteriores publicaciones, nos sorprende en esta nueva entrega con una hermosa historia de amor, anidada en el paso de los años, donde la ternura de Kate conquista en cada página. Una gran variedad de personajes, hacen que su lectura sea sutil y dinámica, porque esta superdotada de creatividad.
Su lectura es mucho más que recomendable, por su exquisitez al trato con los mayores, por su deliciosa cascada de hermosos sentimientos y porque Marta Rivera de la Cruz,
es simplemente ¡MARAVILLOSA!  En todo lo qué escribe.

¿Cómo darte mi sincera felicitación sin resultar recaer en elogios?