sábado, 16 de noviembre de 2013

LA CANCIÓN NÚMERO 7, de Lena Blau (Reseña)

“Una amistad enfriada con el paso del tiempo y conservada con el calor del sentimiento”; aquellas que un día se juraron amistad por siempre, cambiaran, una generación después el destino de sus propios hijos. 


Quedarse huérfano había sido un duro golpe en la vida, algo, para lo que Carlos no estaba preparado en ningún aspecto, todos sus pilares se convirtieron en escombros y no le quedaba más familia que su abuela. Tras el funeral de sus padres, se abandono, todo le daba lo mismo, aparco los estudios, a los amigos de siempre, la música y su vida tomaba un rumbo que a Ángela, su abuela, no le gustaba en absoluto. Lo tenía todo para seguir viviendo cómodamente y superar aquella perdida era cuestión de tiempo, pero Carlos, no pensaba igual que su abuela y poco a poco se dejo arrastrar a un callejón muy oscuro,  lo que obligo a Ángela a tomar una dura decisión y  a seguir guardando silencio, aún no estaba preparado para otro zarpazo del destino.


Para Blanca, la vida en ese último año tampoco había sido fácil, con la ayuda de una psicóloga, intentaba sobreponerse de una relación fatídica y con amargo final, haciéndola temerosa y solitaria, ante gente extraña.  Contaba con el apoyo de su familia, que no era del todo convencional, la estrecha relación con sus padres y la complicidad con su hermano la protegían, también estaban sus amigos de siempre y sobre todo Julia, que era más hermana que amiga.

Blanca era feliz en su mundo, sus días transcurrían en perfecta armonía con la naturaleza que rodeaba su casa, cabalgar con Alma era su pasión y volcada en sus estudios de periodismo, allí su carácter variable e inseguro, pero ella se sentía a salvo.


La llegada a Montegrís, fue del todo nefasta, ¡llegaba tarde al punto de encuentro!, sus paseos por el Retiro era lo único que le unía al campo, Carlos, pertenecía a la generación del asfalto, los semáforos, el barullo callejero y vida nocturna y el ultimátum de su abuela le obligaba a pasar una temporada en casa de los Pedraz, con el propósito de  restaurar sus heridas, recuperar sus estudios y encontrar el rumbo de la vida, Blanca, le esperaba desde hacía rato y aquel retraso en nada favorecía a su presentación ante el irascible carácter de ella.

Aquel hermoso paraje, su entorno y sus gentes, pronto calaran en Carlos, se siente arropado por la familia, excepto Blanca, que le rehuye en cada ocasión. Todo va sobre ruedas e incluso la propia abuela se siente feliz por el cambio y el tiempo pasa.

Solo el tiempo transforma a las personas y después de varios encontronazos, varias treguas y largos paseo a caballo, Blanca y Carlos, van descubriendo sus verdaderas identidades, sus escondidos sentimientos. Solo el tiempo les regalará el amor que ambos necesitaban, pero aún les queda una gran prueba que superar, un secreto guardado durante toda una vida y que cambiara sus destinos, como en su día cambio el destino de sus respectivas madres.
Acabado el curso Universitario y disfrutando de sus vacaciones, hicieron una escapada para sentirse el uno al otro, fueron días de amor, entrega y confesiones. Fue una semana de ensueño para ambos jóvenes, su felicidad era plena, aunque tenía las horas contadas ya que el secreto de Ángela implicaría la participación de Blanca y eso causaría un efecto choque en Carlos, que no quería escuchar, saber y que se negaba a reconocer lo evidente. Atrás quedaron los días de amor y felicidad para ambos, por lo que sus vidas tomarían rutas y caminos bien diferentes. ¿Será Carlos capaz de comprender el secreto de Ángela y perdonar a Blanca?, ¿Lograrán olvidarse mutuamente de aquellas promesas que se hicieron mientras los besos y las caricias, les parecía un hermoso principio de futuro?

Con un magnifica puesta en escena, sentiremos la brisa de la sierra y la paz de un tranquilo pueblo. Todos sus personajes están perfectamente estructurados y definidos. Inmejorables diálogos y textos, totalmente actuales.



LA CANCIÓN NÚMERO 7.  Tal y como su título indica, la música es parte fundamental en esta novela, donde sus protagonistas se intercambian mensajes a través de las letras musicales, porque una canción determinada define y describe los sentimientos mejor incluso que el propio amor, sin más palabras. 

En el final de la novela hallaras una “PLAYLIST”, buenísima y perfecta para oír en cualquier momento. Excelente banda sonora (yo me la descargue por curiosidad y ahora mismo suena….)

Bajo los rescoldos de diferentes tragedias, resurge de sus brasas una hermosa historia de amor, entre dos jóvenes que te harán sufrir con sus penas, llorar con sus sufrimientos y reír con sus peripecias, una historia que te calara en el corazón.
Confabulando una magnifica amistad, descubriremos LA CANCIÓN NÚMERO 7
LENA BLUE, fue número uno en Amazon, antes de llegar al formato papel. Un gran descubrimiento para los amantes de las buenas historias publicadas de la forma tradicional, ¡Gracias!
Quedo prendada de esta autora y esperando su próxima publicación.
Porque no todo en el amor es de color de rosa y el camino de amor también existen sombras.
¡FELICIDADES  LENA, POR TAN DELICIOSA HISTORIA!
Recomendable al máximo.