jueves, 27 de febrero de 2014

DETRÁS DEL CRISTAL, de Mayte Esteban. (RESEÑA)

La mala suerte acompañaba a Ana, como si fuera su sombra, desde hacía años la muchacha no gozaba de la tranquilidad y la felicidad acorde a sus años. Descendía de una familia que ahora llaman desestructurada y que la hizo salir al mundo antes de lo previsto. Una aventura fugaz y un falso amor le dejo como recuerdo y para siempre su mayor tesoro, un bebe, de apenas unos meses que le absorbía y que era el motor de su vida. Su falta de estudios y su paupérrima situación económica, en ocasiones la forzaba a tomar decisiones no del todo correctas, pero Ana, se esforzaba al máximo para cubrir las necesidades de Pablo, olvidándose de las propias. Siempre bajo la presión de reunir dinero aceptaba todo tipo de trabajo, pero en esta ocasión, las prisas y la falta de ayuda la impulsan a cometer otro error que cambiara su vida.

La Navidad estaba presente en todos lados, calles, centros comerciales,etc, Andrés, qué carecía de ese espíritu navideño aprovecharía esas fechas para hacer un viaje de lo más romántico, con la mujer que amaba. Caprichoso es el destino, que mando sus planes al garete y puso ante su puerta un encargo de lo más delicado y para el que Andrés no estaba preparado.  


Andrés, se consideraba afortunado en todos los sentidos, dirigía una empresa puntera en su gremio, la naturaleza había sido generosa con él dotándole de un cuerpo escultural, pero lleno de inseguridades y miedos. ¿Cómo afrontaría este importante encargo?
Según se mire aquel, “error” transformará la vida de nuestros personajes principales, cruzando sus vidas, compartiendo sus penas y ambos, embelesados en la sonrisa de un inocente bebe, llegan a una misma meta.




DETRÁS DEL CRISTAL,  es una deliciosa novela donde la capacidad de amar modifica todos los estereotipos, descubriremos la cara y la cruz de la vida en personas totalmente opuestas. 
Con diálogos sutiles y sencillos, Mayte Esteban, nos atrapa en una vida que bien podría ser la realidad de cualquiera de sus lector@s.  
Ágil, fresca y llena de ternura, al paso de las páginas desearas llegar al final y luego lamentaras haber llegado.
He de reconocer que en muchos momentos me ponía los bellos como escarpias y en otros mis ojos se llenaban de agua.
¡Gracias Mayte, por transmitir tanto amor y  tanta dulzura!

¡¡CONMOVEDORA Y DELICIOSA!!