viernes, 6 de junio de 2014

LA LUZ DE CANDELA, de Mónica Carrillo (RESEÑA)

Candela y Manuel, fotógrafa ella y modeló él; comienzan una apasionada historia de amor, donde cada cual pone todo lo que tiene, Candela se implica en cuerpo y alma, enamorándose sin remedio ante los encantos de Manuel, sus idas y venidas, sus encuentros imprevistos, sus llamadas urgentes llenas de deseo y todo un sin fin de "sus" hacen qué Candela viva aquel momento como si estuviera en una montaña rusa, a una velocidad vertiginosa, cuesta abajo y sin frenos.
Manuel, como buen modelo, está completo de atributos personales, alto, bello, bien musculado y un don de palabra que camela con sólo sonreír, pero se siente incapaz de amar con la profundidad que necesita Candela.
Juntos viven momentos de lo más tórrido, sus profesiones les invitan a viajar a lugares exóticos que sirven de marco para tantas y tantas horas de pasión y sexo, pero no de un amor al completo.

Desde el principio, una Candela enamorada se ve frenada por Manuel para gritar su amor a los cuatro vientos, pocas veces acuden a actos sociales o salen a pasear como pareja, Manuel, pertenece a ese tipo de galanes que huye de las ataduras, aparece y desaparece a su antojo, hecho que preocupa a Candela en cada día que pasa sin contacto.
Sin causa aparente, Manuel, desaparece de la vida de Candela, dejándola sola y perdida en un mar de ¿Porqués?, sin explicaciones, sin razones, sin un adiós o un hasta luego; es a partir de ese momento cuando Candela cae en un bucle de nostalgia, se deja arrastrar por las mareas de la melancolía, siempre alerta de cualquier llamada, cualquier mensaje o cualquier visita inesperada, siempre pendiente de un ¡Quizás!

Para superar este vacío Candela cuenta con el apoyo incondicional de sus amigas, Berta y Jimena, que estando lejos de las unas de las otras, y gracias a las nuevas tecnologías comparten largas conexiones de llanto y consuelo hacía su amiga.

LA LUZ DE CANDELA, es una desesperada historia de amor, donde la pasión y la fogosidad dan paso a un vacío enigmático, donde la reflexión muchas veces se confunde con la realidad; tanto el sentimiento como la  ternura estarán presentes y embriagará al lector desde su comienzo. Con personajes sencillos y actuales, pero bien definidos;  justo de diálogos y cargados monólogos que nos trasferirá el sufrimiento del desamor; su lectura será fresca y ágil, nos conducirá entre sus páginas hasta un final inesperado.

Mónica Carrillo, debuta como autora con una novela entrañable y maravillosa, llena de efectos emocionales.

¡FELICIDADES, por tu buen comienzo!