sábado, 20 de septiembre de 2014

EL ANHELO DEL DIABLO, de Ernesto Tubía Landeras (RESEÑA)

A veces tengo la sensación de que si una novela no está situada en el escenario de una gran ciudad el lector tiende a pensar que es una novela menor. Por eso es bueno leer novelas cuya acción no se desarrolle en New York, Londres, París o Madrid, por ejemplo, para darse cuenta de que la acción se puede desarrollar en cualquier lugar, aunque parezca que no tiene un carácter “universal”. Este es el caso de “El Anhelo del diablo”, en el que el autor, Ernesto Tubía Landeras sitúa la acción en Altuzarra, Provincia de Logroño, en el año 1956. Se nota que el escritor es de allí, que se desenvuelve con soltura por los paisajes riojanos y que siente la llamada de su tierra. Es un plus que nos aporta la novela, que enganchará al lector desde las primeras páginas.
Los hechos suceden en una aldea prácticamente despoblada del Concejo de Ezcaray, a la que llega un extraño ser en mitad de una nevada. Afirma ser el diablo y tener un único anhelo, que uno de los dos únicos jóvenes que moran en la villa le sirva como alimento, y que sea el resto de habitantes quienes decidan quién ha de ser su sustento. A partir de ese momento, los habitantes de la aldea deberán enfrentarse, por un lado, al ser que aguarda en un establo a que ellos tomen la decisión y, por otro, a la crueldad del ser humano cuando está alimentada con el miedo.
Un buena novela corta de un autor premiado en numerosos certámenes y con una larga carrera literaria por delante.

UNO Editorial
Ernesto Tubía Landeras
Ficción, 68 páginas
ISBN: 978-84-16049-67-7

Reseña aportada por nuestro compañero y amigo, Manuel Pozo Gómez