sábado, 28 de febrero de 2015

LAS PÁGINAS DEL MAR, de Sergio Martínez (RESEÑA)

Transcurría el año 1.519...  
En las orillas del Guadalquivir levaban anclas cinco naves con destino hacía el Nuevo Mundo, bajo la capitanía principal de Fernando de Magallanes y otros tantos oficiales en los restantes navíos. Era Magallanes un navegante portugués, experto, severo y estricto que estaba  al servicio del Rey Carlos I; entre los más de doscientos tripulantes se embarcaron dos hermanos, que huían de sus propias fechorías y en algunas poblaciones de la estricta justicia; enrolarse parecía la única opción posible, poniendo mar de por medio.

Dos hermanos norteños abandonaron su pueblo natal repentinamente, con la juventud recién estrenada y el zurrón tan vacío como su estómago, no tenían pronosticado más destino que ver de nuevo el mar; Nicolás era más joven, alocado e inconsciente, vivía cada día como si fuera el último; mientras que su hermano era sensato, discreto y razonable.

En cada jornada andada más se alejaban de una vida llena de carencias y miseria, de largas jornadas de trabajo en el campo, de platos escasos o aguados y de las estrecheces familiares. Nicolás rebosaba felicidad, entretanto su hermano sufría por dejar atrás el amor de Lucia y las horas de aprendizaje con Sandro; así comenzaron un trayecto que les llevaría a la capital hispalense donde siempre hacia calor, con más gente de la que podían imaginar y llena de gentes de todos los rincones del mundo, donde se vendía de todo, las mercancías llegadas del otro lado del mar creaba un bullicio desconocido para ellos.

A bordo de La Victoria eran simples marineros, ignorantes de las tareas marinas que contrarrestaban el baile de las mareas con grandes dosis de alcohol. La fortaleza de Nicolás le favorecía para las labores más pesadas y su hermano sacaría provecho a sus conocimientos en el arte de las letras y los números ayudando a  Antonio Pigafetta como escribano, de manera independiente han de demostrar su valía y ganarse el respeto de unos y otros.
Lo que empezó siendo una travesía con destino concreto y tiempo limitado, acabo siendo una navegación ciega  y de trayecto desconocido, la obcecación de Magallanes llegó a límites extremos, donde no faltaron discusiones, castigos, motines por obtener cargos de poder y el descubrimiento de nuevos confines en el mar infinito.

Leyendo LAS PÁGINAS DEL MAR, desvestiremos una vida que se despliega en dos historias, que durante años permanecieron adormecidas en las cuartillas que el tiempo envejeció y son retomadas para completar una maravillosa promesa. Será su anciano protagonista, ante el descanso final y en primera persona quien nos confiese lo que el destino le deparó.
Emparejando la supervivencia y situaciones vitales, con una magnifica especificación de horizontes y paisajes; haciéndonos sentir la brisa marina, el olor del salitre y la calidez del sol al caer la tarde.

No quiero omitir en esta reseña la gran valía de todos sus personajes, ninguno pasa desapercibido. Con cada uno de ellos sentiremos el papel que ocupa; los padres que sufren; el maestro que transmite el amor por los libros y siembra el arte de aprender; la amada que espera pacientemente toda una vida; y la amistad que es mejor apoyo en los momentos de desesperanza. Cabe destacar que sabremos el nombre de todo el elenco, excepto el del protagonista (detalle complicado de ocultar en sus 621 páginas). ¡Os animo a leer está magnifica historia!

Sergio Martínez. Debuta con una novela espléndida desde la página uno, desde luego entra por la puerta grande y le deseo que todos los vientos sean favorables para llegar a miles de lectores.

¡UNA EXCELENTE NOVELA, FELICIDADES!


¡Ha sido una lectura muy gratificante!, y dirás… sólo leeré un capítulo más para descansar y repites lo mismo una y otra vez hasta acabar.