domingo, 26 de abril de 2015

LA CAJA CHINA, Jesús Maeso de la Torre

Rodrigo Silva se ve obligado a asistir al ahorcamiento público de su padre por la pérdida de un galeón a manos de los piratas ingleses. Es una gran injusticia. Es falso. Y por ello jura vengarse. Pero el destino le tiene preparada una sorpresa. Tras formarse como cartógrafo en Sevilla, se convertirá en un maestro en el arte de navegar y trazar cartas náuticas, lo cual le llevará a formar parte de uno de los planes más ambiciosos de Felipe II: la conquista de China.
Como emisario secreto del rey habrá de partir de inmediato e infiltrarse en el fabuloso reino oriental para estudiar la viabilidad de una colonia hispana en ese territorio, trazar con datos fiables las coordenadas del vasto país e informar de la actividad de un asentamiento jesuita que Roma oculta de manera misteriosa. Ahí sus conocimientos le abrirán muchas puertas, pero también le empujarán al borde de la muerte y le llevarán hasta la misma corte imperial en la Ciudad Prohibida. A lo largo de su trepidante peripecia, entre almirantes y corsarios, conjuras, virreyes y espías, nativos salvajes, clérigos fanáticos y misioneros bondadosos, descubrirá que no se puede confiar en cualquiera y que el amor sublime se encuentra donde menos se lo espera.
Grandes personajes, mucha intriga y sorprendentes giros, rigor, misterio, agilidad y fluidez, aventura, amor… Una extraordinaria novela histórica de Jesús Maeso de la Torre sobre la mayor aventura hispana del siglo XVI: la conquista de China.

EDICIONES B
Colección: Histórica.
ISBN: 978-84-666-5677-1
Páginas: 592 
EL AUTOR:

Jesús Maeso de la Torre (Úbeda, 1949) es uno de los escritores más reconocidos de la novela histórica de nuestro país. Estudió Magisterio en su ciudad natal y posteriormente se licenció en Filosofía e Historia por la Universidad de Cádiz. A lo largo de su carrera ha simultaneado la docencia con la literatura y la investigación histórica. Ha recibido los prestigiosos premios Caja Granada de Novela Histórica y de la Crítica por La cúpula del mundo.