sábado, 16 de marzo de 2013

TIEMPO DE CENIZAS, de Jorge Molist


Mi opinión:


A finales del siglo XV Italia no existía como estado. Las familias gobernaban las diferentes provincias manteniendo un difícil equilibrio entre sí.
A la sombra de Francia y España, la influencia del Vaticano era decisiva en el orden de mundo cristiano, desde los anales de la historia, la iglesia fue pilar principal en todas las sociedades, de una forma u otra los grandes mandatarios eclesiásticos fueron los principales cabecillas ó promotores de guerras y sublevaciones , era tan grande su ambición como su poder, eran tiempos de difíciles, donde estar al margen era muy difícil, por no decir imposible. Su crueldad, tiranía y venganza no tenían límites.
Con el nuevo Papa Alejandro VI, llegó el clan de los Borgia al máximo poder. Una familia donde el padre tenía predestinadas las vidas de cada uno de sus hijos, carente  de  escrúpulos, permitía toda clase de aberraciones,  porque “Ellos eran justicia, ley y orden”.
Descendientes de una familia noble con raíces españolas, carentes de  escrúpulos y deseosos de poder, con lazos y enlaces en todos los territorios y temida al mismo nivel.

Después del éxito de “Prométeme que serás libre” y como continuación, Jorge Molist, nos ofrece “Tiempo de cenizas”, una inmejorable obra, que nos sitúa en pleno Renacimiento, donde el poder Papal vigente causa estragos y crea conflictos que entre las diferentes clases sociales.
En pleno reinado de los Borgia, Joan, hijo de un humilde pescador, fallecido en un asalto a su aldea años atrás y siendo él un niño, regenta la librería que sirve de punto de reunión y conspiración.
Joan sufre las consecuencias de la rabia de uno de los Borgia, al no conseguir poseer a su amada Ana y obligándole a presenciar la mayor humillación que toda mujer pude sufrir, es a partir de ahí cuando la bondad del librero se ve anulada y jura una venganza qué cambiará para siempre su destino de la mano de su amada.

Una extraordinaria novela, con diálogos de época maravillosamente tratados y fantástica narrativa, un grandioso relato el que consagra a un inmejorable Jorge Molist.
Simplemente gloriosa.