miércoles, 15 de mayo de 2013

EL HIJO DEL CARNICERO, de Mario Romero Jerez


El hijo del Carnicero ocurre a caballo entre Estados Unidos y Zulula, un país imaginario aunque posible de África del Oeste, y tiene por cometido exponer las desventajas que aquejan de continuo a los países más pobres en el marco de las relaciones internacionales, así como las desigualdades y calamidades que ello supone para millones de personas.
Se inicia en las postrimerías del siglo XX con la historia de Anne, la infeliz hija de millonario y esposa de un temible dictador, que aprende demasiado tarde a decidir sobre su propia vida. Cuando finalmente lo hace, su valentía provoca el desmoronamiento del régimen de su despia-dado marido y un cataclismo para mucha gente, cuya auténtica dimensión permanecerá oculta hasta la intervención, dieciocho años más tarde, de su hijo Maxwell, un acomodado joven criado en Washington que pasa a convertirse en protagonista tras enterarse de su verdadera identi-dad y, lejos de mirar hacia otra parte, a lanzarse a descubrirla. De este modo, Maxwell deviene en nexo de unión entre dos continentes, entre el pasado, el presente y el futuro y, sobre todo, entre dos realidades antagó-nicas, una marcada por la miseria y otra por una opulencia insultante.
Esta novela nos desvela el funcionamiento interno de una estructura global que se asemeja no poco al sistema actualmente imperante y, pese a tratarse de una ficción, El hijo del Carnicero puede interpretarse como una tragedia contemporánea que culmina, más que en sorpresa, en catarsis.

Editorial: Ediciones Dauro
Colección: Peripecia.
ISBN: 978-84-96677-84-5
460 Páginas 

EL AUTOR: 

MARIO ROMERO JEREZ 
Nació en Barcelona en 1986, ciudad en la que reside después de varias gratas estancias en Bolonia y Madrid. Tras licenciarse en Cien-cias Políticas y de la Administración en la
Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, optó por opositar a Técnico de Hacienda, profe-sión que ejerce con entusiasmo desde 2011 y que combina con la gran pasión de su vida: la literatura.
Este politólogo es un lector y escritor incansable desde niño. Fruto de su entrega, nos encontramos ante su primera novela,
El hijo del Carnicero, que refleja a la perfección la vehemencia y la profunda preocupación que muestra este recién estrenado novelista sobre los innumerables problemas a los que se enfrenta el actual mundo globalizado, y nos permite reflexionar sobre los mismos empleando, sobre todo, la imaginación.