domingo, 19 de mayo de 2013

LAS DAMAS DE LA MONCLOA, de Mª Ángeles López de Celis.


Mi opinión:

¡ Mal podía imaginar don Gaspar Haro y Guzmán, marqués de Carpio y de Eliche , que el edificio que mandó construir en el siglo XVII, en aquel idílico paraje las huertas de La Moncloa, a orillas del río Manzanares, se convertiría andando el tiempo y la historia, en referente emblemático, en el centro del poder político desde donde se dirige España, pero también, y a pesar de la belleza del alojamiento y sus jardines, en un gueto de pesadillas y angustias para sus ocupantes. (párrafo extraído del libro)  “Mª Ángeles López de Celis”, aunque fue a partir de 1.977 cuando se considera edificio histórico de Madrid y pasa a ser, sede y residencia oficial del Presidente de Gobierno y su familia.

¡Tranquilos,  no cometeré la osadía de hablar de política! En esta ocasión hablaremos de sus “Señoras”, a las que normalmente llamamos “la primera dama”. 
De todos los presidentes de la Democracia hay información sobrada y detallada. Infinidad de libros, artículos, archivos, etc.
Pero,  en lo concerniente a sus esposas, encontraremos información, más escasa, sobria y formal, la mayoría publicada de manera puntual por los  actos en los tienen obligación de asistir.


En LAS DAMAS DE LA MONCLOA, nos encontraremos con un ramillete de mujeres, en su faceta más  personal ó humana, llena de anécdotas que muchos desconocíamos (por lo menos yo),  y que nos hace pensar en la esencia femenina que habita y administra semejante Palacio.  En cada una de ellas descubrimos a una “primera dama”, totalmente diferente a la anterior, abriendo el baúl de los recuerdos nos cuentan sus vivencias desde el principio y el discurrir de la política en sus vidas y de qué manera afectaba al círculo familiar.
Amparo, Pilar, Carmen, Ana, Sonsoles y Elvira (Viri), eran y son  mujeres que bien podrían pasar desapercibidas, por su nombre, pero no por ser “la Señora de”, las más jóvenes poseen vida profesional independiente al cargo é intentan hacer compatibles sus tareas, sin dejar de ser madre y esposa.
En cada una de ellas encontraremos fragmentos de la historia que hasta hoy siempre se han quedado de puertas para dentro, por lo que “Mª Ángeles López de Celis”, nos muestra la parte más terrenal.
No os relatare ningún pasaje, para no ser delatora de una faceta importante de nuestros Presidentes, pero si os aseguro que bien vale la pena su lectura, más de uno te sorprenderá.
Con una lectura cómoda y en diálogos muy familiares, “Mª Ángeles López de Celis”, nos introduce en las dependencias de unas familias que muy pocos conocen en su día a día.
En cada renglón se siente el afecto de todos los habitantes y la autora, cosa digna de halagar.
Comencé la lectura de este ejemplar con cierto reparo, precisamente porque me temía una conferencia de política plasmada en papel ¡ignorante de mí!
Gracias a “Mª Ángeles López de Celis”, por tan exquisita información. Encantada y orgullosa de acompañarte en este maravilloso relato, solo puedo felicitarte por la elegancia con la que nos presentas la intimidad de LAS DAMAS DE LA MONCLOA.