miércoles, 8 de mayo de 2013

NOVENTA DÍAS, de M.C ANDREWS


Tras poner punto final a su relación días antes de la boda, Amelia Clarck decide romper con su vida anterior y se muda a Londres dispuesta a empezar de cero. Ella cree estar lista para el cambio, pero nada la ha preparado para enfrentarse a Daniel Bond. 


Daniel sabe que nunca podrá dejar atrás su tormentoso pasado, aunque para no asfixiarse en éste hace tiempo que se impuso unas estrictas normas que rigen todas sus relaciones. Y jamás se ha planteado transgredirlas... hasta que conoce a Amelia. 

Arrastrados por la pasión y el deseo, vivirán una intensa relación dominada por los peculiares gustos sexuales de Daniel. Amelia le concede todos sus caprichos hasta que él le pide algo que ella no se siente capaz de dar. Sin embargo, antes de que la joven tome una decisión, el destino se entremete y Daniel sufre un grave accidente. ¿Bastarán noventa días para que Amelia se atreva a reconocer que una historia de amor como la suya es única e irrepetible?
Editorial: Esencia, Grupo Planeta.
Colección: Erótica.
ISBN: 978-84-08-03655-5 
288  Páginas.  
Reseña aportada por nuestra compañera y amiga, Lolilla Álvarez García 

 
Amelia Clarck se muda a Londres después de un fracaso amoroso. En la nueva ciudad ocupará un puesto en un buffete de abogados donde entra a trabajar por la amistad que une a su madre con una de las socias. El otro socio es Daniel Bond, ambos se sentirán atraídos desde el primer momento y aunque él intente evitar que entre a trabajar, no lo consigue y pronto comienzan una relación.
Desde el comienzo hay flashbacks, pues la historia comienza estando Daniel en coma y Amelia recordando todo lo ocurrido hasta ese instante.
Daniel tiene un pasado oscuro, no le promete flores a Amy, le gusta el sexo diferente (no el sado no llega a ese extremo) y no quiere una relación. Amy cree que ella, que si quiere flores, puede aguantar todo eso mientras pueda estar con él y sino seria el final de la relación. Pero pronto llega la temida discusión, ella no aguanta más y luego él tarda en darse cuenta.
Es un libro sencillo, ágil, no se mete mucho en la dinámica en que se están poniendo los libros eróticos en lo que se refiere a que para ser eróticos no hay que recurrir al sado, o cosas de ese tipo.
Eso sí, los personajes son los mismos, hombre guapo, rico y pasado oscuro. Mujer guapa, sencilla y también cierto pasado.
Mi punto de vista, está muy entretenido desde el principio.
Ahora a por la segunda parte

Lolilla Álvarez García