martes, 26 de noviembre de 2013

LA SONRISA DE LAS MUJERES, de Nicolás Barreau (Reseña).

LE TEMPS DES CERISES, era un Restaurante típicamente parisino, situado en un modesto barrio, con su decoración sencilla, con los manteles de cuadraditos blancos y rojos, combinado con madera y un ambiente que lo hacía acogedor, entrañable, del que todo el mundo se quedaba prendado desde la puerta o la cristalera callejera.

Era el negocio familiar, en el que había crecido Aurélie  , todos los buenos momentos con su padre se concentraban en aquel establecimiento, su madre había fallecido años atrás. Creció entre fogones, salsas y recetas de cocina, su padre y Jacquie, habían dado vida al local que ya era conocido en toda la cuidad.
Entre aromas y pinturas paso su infancia, allí se encontró a su padre finado y regresando a casa con el disgusto en el alma, se vio abandonada por un novio que tenía diferentes planes de futuro a los suyos y del tampoco se sentía del todo enamorada, ahora,  solo le quedaba en el mundo la impagable amistad de Bernadette, que justamente era el polo opuesto a ella en todo, pero se adoraban y su amistad perduraba en el tiempo y en todas las situaciones.

Intentando pasar las horas Aurélie, que no era una lectora habitual, tomó el primer libro que tenía a mano y comenzó una lectura que sin darse cuenta la atrapo desde las primeras páginas, su interés aumento cuando reconoció en el texto, el Restaurante de la familia y a sí misma, perfectamente descrita, ¿Quién podía haber narrado aquello sin su permiso?, ¿Por qué se veía como protagonista de una novela?, ¿Cómo era posible que un autor americano, conociera perfectamente LE TEMPS DES CERISES?, ¿Por qué estaba fachada de su Restaurante en la portada?, Aurélie,  no salía de su asombro y su irritación aumentaba por segundos, estaba realmente enfadada con Robert Miller.


Aquel ejemplar, de los escasos vendidos por una Editorial sin autores y cuyo editor, André Chabanais, se auto publico la novela por satisfacción propia y bajo seudónimo; daría un giro total a su vida de Aurélie, ella, por su parte buscaría al autor para pedir explicaciones y conocerle sería todo un reto.

Consiguió contactar con el editor  y entre falsas promesas de una visita del autor a París e insistentes llamadas, fue tratando con André Chabanais de manera asidua, sus encuentros se hicieron habituales y juntos comenzaron una hermosa historia de amor, basada en la falsa identidad del galán y promesas que nunca se cumplirían,  al menos no como esperaba Aurélie.
Para André Chabanais, aquella farsa era una calle sin salida, disfrutar de la compañía de Aurélie le cautivaba, ambos se habían enamorado de manera involuntaria y la verdad flotaría de manera inevitable.
Los agiles diálogos harán su lectura ligera. Justa de personajes y parajes.

Prometo probar alguna de las recetas que se cocinaban en LE TEMPS DES CERISES.
LA SONRISA DE LAS MUJERES, es una divertida historia de amor, con grandes dosis de humor, todo el romanticismo que París nos inspira y los ingredientes justos para hacer de ella una novela deliciosa, adorable y muy  placentera.

¡GRACIAS, Nicolás Barreau ¡  Fue maravilloso el paseo por la capital Francesa contigo.