domingo, 18 de mayo de 2014

LAS CRÓNICAS DE ARMIKELO, de Mª Ángeles López de Celis. (RESEÑA)

“A la memoria de los que ya no están para que, desde donde estén, nos ayuden a seguir viviendo sin ellos”.
(Dedicatoria de la autora al comienzo de esta novela  y la cual me sumo, con la esperanza de vivir en un país libre y en paz).

Fueron muchos los elementos sociales y políticos, con los que discrepaban cierto grupo minoritario y fundador de ETA. El 28 de Junio de 1960, comete su primer atentado, sin piedad alguna y causando la muerte a una criatura de un año y medio, que no entendía de política; una niña, para quién su mundo transcurría entre pañales, biberones y horas de sueño. Con esta muerte empezó un rosario de muertes sin sentido, por voluntad de ciertos –mal nacidos- que se atribuían más poder que razón. A pesar de considerar aquella "primera" víctima como un -error-, no mermaron ni sus actos, ni sus intenciones. Así comenzó, para toda la nación un periplo de muertes sin sentido, de extorsiones a muchos empresarios, de hijos huérfanos y viudas involuntarias…

A lo largo de la Democracia Española, todos los Presidentes de Gobierno, desde Adolfo Suárez en 1977, hasta la actualidad y dejando al margen ideas políticas o colores electorales, han mantenido infinidad reuniones en distintas partes del territorio nacional o en el extranjero, con el único fin de frenar y desarticular a la banda, por La Paz del país vasco y la nación en general; acuerdos que siempre traicionaba la propia ETA. En estos acuerdos mediaron, Ministros de distintos cargos y gobernantes titulares, periodistas neutrales e incluso la propia iglesia intercedió por el fin de tanta muerte. Uno de sus sonados y criticados logros, fue el chantaje emocional a los gobernantes de turno, ya que exigían el acercamiento de sus reos a las cárceles de su comunidad, pero una vez más y conseguido el objetivo no bajaron sus armas y quebrantaron nuevamente a su palabra.


Cuando los informativos anunciaban un nuevo asesinato, secuestro o atentado, ¿Qué ciudadano de bien, no maldecía contra ETA?, ¿Quién no recuerda las 48 h., que precedieron al asesinato a sangre fría de Miguel Ángel Blanco en 1997?, asesinato que mantuvo a un país unido en un llanto nacional, como si se tratara de un familiar propio.

Sus personajes principales, son quienes nos quitarán la venda de la ignorancia en esta trama tan bien plasmada y documentada. Apartado de toda actividad política por una grave enfermedad, Carlos, recibe indicaciones  gubernamentales para negociar una vez más con ETA; para ello, es trasladado al país vasco, de incógnito, alejándole de su propia familia e ingresándole en una residencia especializada en su sufrimiento, donde contará con los medios necesarios, la discreción y la logística adecuada; parte importante de esta confabulación es Jaime, un sagaz periodista conocido y con quien años atrás tuvo sus diferencias, a quien utilizara sin más premio que el de salvar su propia vida sí llega el caso. Al compás de sus encuentros y órdenes seguiremos una historia paralela donde la amistad, el amor y la supervivencia afloran la parte más humana de cada protagonista.

Leyendo LAS CRÓNICAS DE ARMIKELO, necesité hacer paradas obligatorias; en más de un párrafo sentí el sufrimiento de las familias como propio y me encontré llorando encima del texto, en otras, apreciaba la angustia de los escasos mandatarios honestos que afrontaban los malos momentos y en muchos, abrigué la rabia y la impotencia con las que vivían subyugados mis vecinos vascos, aunque no debemos de olvidar que es una novela ficticia que camina en paralelo con los hechos acaecidos entonces y basada en hechos reales, tan reales como lo fueron las muertes de las más de Mil víctimas, que a lo largo de estos años  han pagado con su vida la prepotencia de un grupo armado, otras mil familias, que jamás serán recompensadas como se merecen, porque no hay dinero en el mundo para tapar tanto dolor. Hoy España respira con aires de esperanza, por un país libre y me paz, "Que así sea" 
Guiando cada capítulo, la autora ha incluido unas selectivas y acertadas aberturas o epígrafes, que nos despertaran dudas existenciales.

De la autora  Mª Ángeles López de Celis, poco puedo añadir; sobradamente conocida por sus excelentes publicaciones y gran conocimiento de la materia, en ellas, nos ha acercado a los más altos estamentos desde su ángulo más humano; su brillante pluma consigue una vez más atrapar al lector desde su inicio.
Solo me resta sumarme a todas las felicitaciones publicadas y agradecerle su trato cercano en el cara a cara.
Mª Ángeles, conocerte ha sido todo un honor y seguirte en tus próximas publicaciones será un placer.

¡Con toda admiración y respeto, GRACIAS!

Si lees la reseña, deja comentario. Gracias