jueves, 23 de octubre de 2014

YO TE ENSEÑARÉ, de Luis Rafael García Lorente

Esta novela, cuya acción se sitúa en la España de la transición, está ambientada en el mundo de la enseñanza y presenta una serie de personajes deformados espiritualmente por la represión del ansia de afirmación de la propia individualidad. Hace análisis de la enfermedad mental en diversos estadios de desarrollo, ofrece además reflexiones profundas sobre diversos temas, entre ellos el arte o el amor, e incluye una pequeña intriga política y una historia de amor entre adolescentes aparte de la cómica al tiempo que patética relación de vivencias del protagonista central, Raimundo López, profesor de Literatura con una personalidad profundamente insegura y, por ello, intensamente narcisista.

Quienes han leído esta novela muestran su gran admiración por ella. El estilo es claro, preciso y elegante. Fue escrita con la intención de entretener, interesar al pensamiento y emocionar simultáneamente.


LIBROS MABLAZ
Narrativa.
ISBN: 978-84-942821-3-3
175 Páginas.

EL AUTOR:
Luis Rafael García Lorente. Nací en abril de 1965 en La Campaneta, una pedanía de Orihuela (Comunidad Valenciana), de padres agricultores. Estudié en la Universidad de Murcia la especialidad de Filología Hispánica. Por problemas de fobia social y salud mental, hube de dedicarme a compartir con mi padre las tareas agrícolas del negocio familiar a la salida de la universidad y durante más de 20 años. Aunque siempre había escrito relatos, tras la muerte de mi padre, experimenté de modo imperioso el impulso espiritual de compartir el producto de mi creatividad con los demás a la vez que de abrir mi corazón al afecto y la solidaridad con mis semejantes. Para ambos propósitos, encontré en internet una herramienta inigualable e imprescindible. En 2010 me compré mi primer ordenador y desde febrero de 2011 publico relatos y poemas en mis blogs y en múltiples plataformas de la red. Mi norma estilística es que, si lo que escribo es confuso, mejor que sea por la naturaleza del tema en sí que por mi culpa y mi ley moral es la generosidad por encima de todo.