domingo, 11 de enero de 2015

DE CHARLA CON: RODRIGO PALACIOS

Después de mi lectura y reseña de ESTANEBRAGE,”EL ÚLTIMOBASTIÓN”, me quede con ganas de saber más de este chico que me parece de lo más simpático y agradable.  Compartimos amistades literarias y nuestros diálogos siempre son amenos.  Así fue como le propuse hacerle la entrevista y éste es el resultado. Espero que os guste.


Como bien indica su biografía, Rodrigo pertenece a generación que aprovecho su juventud cultivando la mente, con estudios y diferentes participaciones con el mundo de las artes.

¡Hola Rodrigo! (Te Gusta Leer)
Ante todo agradecerte tu tiempo.

-(TGL) Explícame ¿Cómo se compagina la ingeniería a todas las actividades que practicas?
Si realmente quieres hacerlo, no es difícil compaginar actividades con una jornada laboral. Lo complicado empieza cuando tienes hijos. Queriendo dedicarles el tiempo que merecen necesitas renunciar a algo, y ése es el punto en el que me encuentro ahora. Quizá vuelva a acercarme a la interpretación algún día, pero hoy por hoy estoy centrado en la escritura, y practico el canto siempre que tengo oportunidad.

-(TGL) Siendo la tuya una carrera bastante valorada, ¿Por qué ese giro? ¿Sigues ejerciendo?
En realidad no es un giro. Siempre he querido dedicarme a escribir, pero sabía que sería un camino largo, y mientras tanto había que agarrarse a lo seguro. Desde siempre me ha gustado aprender cómo funcionaban las cosas, e intentar reparar lo que se rompía en casa. La ingeniería era la continuación natural.

-(TGL) Leo que estas aprendiendo canto lírico ¿Te ves cómo tenor? ¿Cuál es tú preferido?
Mi tesitura es más la de barítono, pero en todo caso no me veo dedicándome a ello. Aprender técnica vocal era otra de las cosas que tenía pendientes, y no me ha decepcionado. Cualquier arte desconocido abre un mundo de posibilidades, sobre todo si se trata de una disciplina que no es puramente intelectual. Intentando aprender a cantar, aprendes a escuchar.


-(TGL) En 2009 publicaste tu primera novela LOS OJOS DEL CENTINELA, que es un coqueteo entre el thriller y la novela negra, aunque creo que también ronronea con lo paranormal. ¿Qué tal la experiencia dentro de ese género? ¿Repetirías?
Repetiré, seguro. Me interesa cualquier historia en la que un personaje lucha por encontrar explicación a algo que no entiende. Este tipo de ficción es muy interesante en ese sentido porque permite crear nuevos problemas y nuevas explicaciones.


-(TGL) ¿Cómo es el día a día de Rodrigo escritor? (Sé que eres padre y marido, no me refiero a cotilleos, jeje).
Llevo una rutina bastante común, salvo por la ansiosa búsqueda de momentos para escribir. Normalmente saco tiempo a base de madrugar un poco más, y de no ver la televisión después de cenar.


-(TGL) ¿A qué se debe este cambio de registro?, entre la anterior y la actual.
No ha sido una decisión consciente. Las historias van llegando, y “Estanebrage” es la que llegó después de “Los ojos del centinela”. Supongo que tiene que ver con mi manera de ser; me van bien los cambios para mantenerme ilusionado con el trabajo.

Hablemos de ESTANEBRAGE,”EL ÚLTIMO BASTIÓN”.


-(TGL) Tu nueva novela “ESTANEBRAGE, EL ÚLTIMO BASTIÓN”, lleva poco tiempo en las librerías. ¿Cómo se lleva lo pasar de anónimo a conocido autor?
No puedo decir que sea conocido aún. Procuro disfrutar de los pequeños pasos. Cuando estaba escribiendo la novela, buscar “Estanebrage” en internet no devolvía ningún resultado. Hoy va creciendo el número de páginas en el que se nombra, y es bonito ver que las reseñas también son positivas. La novela ha iniciado su propio camino. Deja de pertenecerme.

-(TGL) ¿Cómo nace y se cuece ESTANEBRAGE en tu cabeza?, no olvidemos que es una novela de considerable volumen e impecable presentación (Edhasa ha hecho un trabajo maravilloso) y una obra de fantasía ¿Cómo se documenta uno para semejante escrito?
Llevaba tiempo con la idea en la cabeza y empecé a bucear en libros de historia medieval. El personaje principal (Niclai) fue el primero en aparecer. Su miedo y su soledad. Después llegó el aprendiz de mago, Oiob, y las cosas comenzaron a entrelazarse. El contexto se fue armando alrededor de esos dos destinos, hasta que apareció Alana, por sorpresa, con el toque rebelde, y la historia terminó a enamorarme. Ya no había vuelta atrás. Tenía que empezar a escribirla.

-(TGL) ¿De dónde sale esa vena fantasiosa?, eso sin contar que todos tenemos fantasías que jamás plasmaremos en papel.
Muchos escritores empezamos a serlo porque queremos leer un libro que aún no ha escrito nadie. A mí me han gustado desde siempre las historias; sumergirme en ellas e imaginar otras nuevas. La fantasía es el camino más evidente cuando quieres romper con los límites de lo que has visto hasta ahora.

-(TGL) Sabes que el público no siempre es comprensivo y tolerante, estás de acuerdo es eso de que: “el pueblo es sabio y soberano”, ¿Preparado para las críticas que puedan llegar?
Sí, claro, qué remedio. No puedes gustarle a todo el mundo. De momento con “Estanebrage” las opiniones son muy buenas, pero todo puede pasar. Cuando recibes un mal comentario tienes que hacer el esfuerzo de analizarlo para decidir si puede aportar algo a tu trabajo.

-(TGL) ¿Qué importancia le das a las redes a la hora de promocionar a los autores y sus obras? Actualmente somos muchísimos los grupos, páginas y blogs que contamos con la presencia de escritores y unos nos esforzamos más que otros.
Una importancia capital. Son la extensión y mejora de lo que había antes de que llegara internet. En cierto modo estamos más cerca escritores y lectores. Un lector puede convertir su opinión en un valor influyente, y un escritor lo tiene más fácil para conocer la aceptación real y detallada de una obra, más allá de la fría cifra de ventas. Ahora una opinión positiva recorre más rápido el camino.

-(TGL) ¿Qué importancia le das a un Agente Literario? Yo, conozco a alguna que bien merece ese puesto, pero también existen algun@s que no leen ni los primeros capítulos de un manuscrito y los rechazan por ser NOVEL. Piensa, que ahora con Amazon cualquiera publica y los noveles se encuentran más puertas cerradas que abiertas, ¿Qué consejo le darías a ese novel que tiene un texto esperando una oportunidad?
Yo no estaría donde estoy si no fuera por mi agente, Déborah Albardonedo. Así de simple. Escribir es una tarea individual, pero publicar es un trabajo en equipo. Todas las piezas del puzle son importantes, y el agente es la primera de ellas.
A un escritor novel le diría que no se rindiera. La escritura es una carrera de fondo: hay momentos en los que crees que ya no tienes de dónde sacar fuerzas, que no sirves para correr. Pero no se trata de velocidad, sino de constancia. Hay que pelear sin descanso. No se puede dejar de insistir.
El problema con la autopublicación es que sólo se habla de los casos de éxito, pero por cada uno de esos hay otros mil que no han alcanzado ninguna cota. Si realmente quieres llegar a la profesionalidad en este campo tienes que seguir intentándolo. Insistir una y otra vez. Es duro, pero si no lo fuera no tendría una recompensa tan satisfactoria.

-(TGL) ¿Qué lee Rodrigo? Evitándote el compromiso, no pido nombres; me refiero a tus preferencias literarias por el placer de leer o para documentarte.
Para leer soy igual que para escribir. No puedo concretarte un género. Leo prácticamente de todo. Me gusta variar, para darle oportunidades a libros nuevos, y no necesariamente en coherencia con lo último que aparece en las estanterías. Me gustaría tener tiempo para leer más, eso sí, pero entonces no lo sacaría para escribir. Es mi continua tortura.

-(TGL) Como las meigas, “habelas, hailas”… ¿Qué te parece la excesiva competencia existente entre escritores?
De momento no sólo no he encontrado competencia, sino más bien compañerismo, y me alegro. Es lo que hace falta, tanto en la escritura como en cualquier otro ámbito, sobre todo ahora que las cosas son tan difíciles.

-(TGL) Y para terminar. ¿Después de ESTANEBRAGE, qué? ¿Tienes algo entre manos, pensado o te tomarás un tiempo para digerir eso que llaman popularidad?
No suelo tomarme tiempo entre libros; enseguida tengo necesidad de escribir. Llevo tiempo inmerso en la siguiente novela, que espero terminar dentro de poco. Me encantaría dar detalles, pero ésa de la que hablábamos antes –mi agente-, me mataría.
Me despido dándote las gracias de nuevo.

Te aseguro un placer leerte y reseñarte, ya sólo espero la oportunidad de conocerte y ver tú firma estampada en mí ejemplar.

Blog ¿Te Gusta Leer?