domingo, 5 de junio de 2016

MUJERES DE AGUA, Antonia J. Corrales (Reseña)

En muchas ocasiones el destino es caprichoso e injusto; sin darnos la opción de “replay” nos arrebata aquello que nos dio la vida o incluso parece que juega con nosotros como simples marionetas.

Tras la repentina muerte de su madre en un fatídico accidente aéreo, Mena, intenta poner orden en todo su entorno  e intentar dar respuestas a todas las preguntas que martillean en su repentino sentido común y qué choca con sus sentimientos. Por momentos su vida parece asolada por un cataclismo. Le cuesta asimilar lo sucedido y más aún, lo que se espera de ella. ¿Hasta dónde estamos los hijos preparados para perder a un ser querido antes de tiempo?

El vacío dejado por su madre es mucho más grande de lo que en un principio puede aceptar, aunque para ello cuenta con el infinito cariño de Remedios y su hijo Jorge, ambos crecieron a la par y mantienen un pulso entre la familiaridad y los sentimientos.

Entre Jimena, Remedios y Sheela, existía una amistad infranqueable, juntas formaban un triángulo mágico y juntas sabían sacarle el mejor partido a la vida -eran mujeres de agua-. La terrible muerte de Sheela primero y la de Jimena después, deja a Remedios como única superviviente del terceto, y a la que Mena se aferra para sobreponerse a los acontecimientos que se van encadenando sucesivamente.
¿Qué familia no guarda trapos sucios en el fondo del armario? Era su propia familia y sin embargo le costaba asimilar tantos engaños, parecían extraños. 

La verdad es una herida que solo cicatriza con el tiempo y el respeto.

Dispuesta a superar todos los escollos, Mena, decide reabrir el negocio dormido de Sheela desde lo sucedido y donde aún se respiraba su esencia. Para ello, restaurará la amistad Amanda, -una amiga con solera, que intenta recuperarse de sus propias heridas sentimentales bajo el amparo de sus padres- y una experta en el arte de las creaciones artesanales.
Otra vez eran tres, Remedios, Amanda y Mena, y juntas restauraron el negocio que tantos recelos despertó anteriormente. Bajo el paraguas rojo que abrigó a la primera generación de “mujeres de agua”,  volvía a  desplegarse como talismán de las actuales y en homenaje a las ausentes.

Remedios, Amanda y Mena, inician un viaje maravilloso por sus propias vidas, recordando el pasado con nostalgia, sonriendo al presente con confianza y optimistas con el futuro. Cada una de ella encontrará su propio sino, incluido el amor a la vida. 

La nueva trinca de “mujeres de agua”, planta talante a las vicisitudes, porque, al fin y al cabo: “La vida es una ruta con millones de estaciones y paradas. Repleta de apeaderos infinitos y solitarios. La vida en un hola y un adiós” (extraído del texto).


-En un rincón del alma- novela antecesora de esta y donde Antonia J. Corrales escribió, “El amor es una putada maravillosa, pero putada a fin de cuentas”, dejó translucidas unas consecuencias vitales que reclamaban una continuación, así pues, MUJERES DE AGUA, es la continuación. 
Una novela llena de coraje, de ternura y con grandes dosis de esperanza. Emotiva desde el principio, apasionante en el avance y con un conmovedor desenlace.

Antonia J. Corrales, nuevamente hace gala de su pluma cargada de sentimiento, dejando patente el valor de la amistad sincera, sin sombras ni parches. Transmite las emociones con delicadeza y cobija a sus lectores/as bajo el paraguas de ese incondicional sentimiento.  


Ediciones B
Colección: Narrativa/Novela
ISBN: 978-84-666-5926-0
274 Páginas.
Disponible en digital.
Enlace de compra.