domingo, 19 de junio de 2016

TERESA, LA MUJER. Helena Cosano (Reseña)

“Había nacido niña, y como tal, debía servir para ser una buena esposa, procrear y proporcionar placer a los varones, no para explorar el mundo, crear belleza ni adquirir saber. Había nacido para vivir callada y sumisa. 
Pero tenía una naturaleza rebelde, insaciable curiosidad, voluntad de macho testarudo y un entendimiento eficaz. Aprendí pronto a fingir” (extracto íntegro del texto).

Al comenzar la lectura, nos encontramos con la aclaración que la propia autora realiza a cerca de la infinidad de publicaciones realizadas sobre Teresa de Cepeda y Ahumada, más conocida como "Santa Teresa de Jesús”, aunque muy pocas cosas se conocen de ella como “mujer” y esa, es la parte que Helena Cosano, nos muestra, desde una perspectiva respetuosa y desde luego, con gran fascinación.

Desde aquí podríamos dar infinidad de información sobre su vida, pero, ya está todo muy bien documentado y no es nuestra reincidir, así que, tampoco lo haremos, nos sustentaremos en la novela leída y con el máximo respeto hacia la protagonista y su narradora. Comencemos…

Personalmente estoy convencida de que “Teresa”, nació en tiempo y lugar equivocado, aunque la huella que dejo en la humanidad permanece fresca como el amanecer diario en otoño, fue ejemplo vivo de la infinita fe hacia el santísimo, al prójimo, a los más débiles o desfavorecidos, hasta llegar a la propia enajenación. Incluso en la actualidad sigue siendo un indicativo de solidaridad en el mundo entero.
Su carisma y sus creencias se contradecían entre juventud y vocación; “Teresa” era vitalidad en estado puro; inteligente y perspicaz; animada y optimista; pero sobre todo sensata y cabal consigo misma; todas estas virtudes compensaban los tributos físicos con una belleza sencilla y reposada que tenía como mujer, la genética fue equilibrada, tanto en cuerpo como alma. No sentía la atracción varonil como tal, más bien como patrón al desarrollo de sus habilidades.  

-Me dijo: así: “No tengas pena hija mía. Tú podrás saber lo que desees saber. No necesitas esos libros. Ni otros. Yo te daré libro vivo”. Y así fue-


Pasaron los años y recorrió el mundo entero plantando el amor hacia Dios y los más pobres allá donde iba.

Ya sabiendo que el final estaba muy cerca y postrada en un lecho humilde fiel a su recato, “Teresa”, hace un repaso de los años que la vida le ha otorgado y recordando con gran precisión momentos que llenaron su alma de más convicción si cabe. Recapitula su infancia y el cariño de sus padres, evalúa lo que su cuerpo ligero de carnes padeció con sufrimientos ajenos y, sobre todo, confía en dejar bien sembrado este mundo de buenos actos y de la fe necesaria para mejorar el mundo venidero; perdonando a aquellos que dudaron de su adoración o cordura, bien fuera de palabra u obra.
En estos últimos momentos, conoceremos a una mujer que sé liberará de cuanto callo, sin miedo a las malas lenguas, ni al análisis de sus semejantes o superiores, “Teresa”, se sentirá libre de cuerpo y alma, y por fin descansará. Redimiendo a aquellos que la juzgaron.

Por entonces la ciencia no era avanzada y los dolores la invadían; los brebajes que le proporcionaban las carmelitas que la custodiaban, solo le proporcionaban el sopor que la trasladaba de un tiempo a otro y a más recuerdos; en ese dilatar el tiempo “Teresa”, hace quizás las confesiones más importantes de su existencia.

El tiempo se agota y “Teresa”, va despidiéndose de aquellos que la amaron y ofendieron en iguales proporciones; olvidando la debilidad de sus semejantes.  Sin arrepentimiento y con la plena certeza de haber pasado por la vida como digna hija de Dios, “Teresa”, espera el encuentro tan esperado con quien fue el amor de su vida -el altísimo-.

Helena Cosano, posee un amplio y provechoso currículum en ambas facetas de su vida. Su dilatado recorrido ha sido un ir y venir por ciudades, países y culturas, totalmente distintas y maravillosas entre sí, como París, Viena, Madrid y Moscú; a esto hemos de sumar varios premios literarios y sus múltiples estudios, hasta llegar a la Carrera Diplomática. Compagina sus viajes laborales con su pasión por la literatura y en eso salimos ganadores sus seguidores.

En está, su última publicación TERESA, la mujer, Helena nos ofrece una hermosa parte de la hagiografía de una mujer que jamás será olvidada. 

Una narrativa delicadamente cuidada, con pinceladas de historia real, dará cuerpo a este relato cargado de grandes dosis de ternura, pasión y humildad, que el lector sabrá captar e incluso padecer.
Sus obras más recientes son:  Cándida diplomática (2011), Almas brujas (Premio Rubén Darío 2014) y El viento de Viena (2015), que ha sido galardonada con el Premio Internacional de Literatura Agua y Viento de Buitrago del Lozoya.

LA ESFERA DE LOS LIBROS
Colección:  Novela histórica
ISBN: 9788490605622
Disponible en formato digital a través de varias plataformas.
252 Páginas.