domingo, 13 de noviembre de 2016

ALMAS DE HIERRO. María Afonso

«Todo comenzó cuando él llegó a la villa. Su presencia alteró para siempre el destino de cuantos se cruzaron en su camino. Ojalá solo hubiese sido un testigo más de todo lo acontecido después».

Toledo, primavera de 1617. Cosme Medina, un misterioso aprendiz de espadero llega a Toledo con el firme propósito de llevar a cabo su venganza, aunque sea a costa de su propia vida. De inmediato comienza a trabajar en el taller de Juan, el espadero real de Felipe III, pero a pesar de tomar todas las precauciones posibles para ocultar su verdadera identidad, el secreto de Cosme comienza a peligrar cuando conoce a Alonso de Guzmán, un joven de familia acomodada. Constreñido por el amor y la ambición de su madre, que aspira a convertirlo en el próximo deán del cabildo catedralicio de Toledo, Alonso disfruta de un amor correspondido, pero prohibido, mientras la amenaza de morir en la hoguera se cierne sobre todos ellos.
Almas de hierro es la sobrecogedora historia de dos jóvenes que lo único que tienen en común es la búsqueda de la justicia y de la felicidad personal y que al conocerse avivan el odio, el amor, la ambición, la lealtad y el rencor de todos aquellos que los rodean.



LA AUTORA:
Me llamo María Afonso y nací en Suiza en 1982. Tengo el privilegio de ser hija de emigrantes. De los de antes. De los que dejaban lo poco que tenían en su Galicia natal, y sin formación ni profesión, se instalaban en un país con costumbres diferentes y sin hablar ni una sola palabra de su idioma. A pesar de ello, o más bien, gracias a ello, crecí feliz rodeada de diferentes culturas y religiones que me han convertido en una persona de mente abierta, con tendencia a cuestionar las imposiciones sociales y familiares, que, en ocasiones, coaccionan la libertad y la felicidad individual.
Al finalizar mis estudios de Administración y Contabilidad, me trasladé a Galicia, donde compagino mi faceta de escritora con la de madre.
Si quieres saber más sobre mí, te invitó a leer mi primera novela "Almas de hierro", en cuya escritura he estado sumergida durante los últimos tres años. En cada palabra escrita, en cada palabra sugerida, pero, sobre todo, en cada personaje, hay algo de mí.