jueves, 9 de mayo de 2013

EL SOL DE ARGEL, de Esther Ginés.


Mi opinión:

Llamamos “Gemelos” a todos aquellos  individuos que comparten útero en un mismo embarazo, ya que usualmente son concebidos a la vez y nacen casi al mismo tiempoNo siempre han de tener el mismo sexo, pero si guardan grandes semejanzas entre sí. Hay muchos dichos sobre los gemelos, como: que uno siente, sufre y padece, lo mismo que su hermano.

“El dolor a veces no se cura nunca, pero se lleva con más paz que la ira”.

Matías, toma un día una mala decisión, “suicidarse”, con toda una vida por vivir y  viviendo dentro de una aparente normalidad, nadie entendía la causa de tan trágico final. La madre sufre por el hijo finado,  con miles de preguntas y reproches a la vida y sobrellevando la pena, ya que habitaba en el hogar familiar dentro de un orden.  Llegado el día, madre y hermano deciden hurgar en la habitación del difunto, con la esperanza de encontrar alguna razón, causa ó motivo de tan fatídica resolución, entre sus cosas, su gemelo Martín, encuentra una agenda, con anotaciones sin sentido para él y despertando  más preguntas todavía. Lo lee una y mil veces, llegando a convertirse en un autentico puzle desarmado y siente que él forma parte, como su hermano era su mitad.
Con muchas incógnitas y ninguna respuesta, Martin decide averiguar la vida de su hermano en los últimos meses, tiempo en que se distancio de todo, familia, estudios y ninguno tenía conocimiento de sus pasos. Como no consigue superar tal hecho, no cesara hasta completar y ordenar el puzle que era la vida de su hermano en la última fase de su vida. Las pesadillas y su débil carácter, hacen que su  vida no tenga la paz necesitada para superar y vivir su propio destino. Apartándose de todo y siguiendo el rastro que dejo en su viejo cuaderno, hasta saber la verdad.


En este relato Esther Ginés nos plantea una hermosa y triste realidad, muchas veces repetida “el  suicidio”. Se nota la sutileza femenina a la hora de transmitir la pena, el doloroso silencio y el cariño plasmado en cada línea, con grandes dosis de lucha coraje por la verdad.  Admirable relato, de fácil lectura. ¡ENHORABUENA ESTHER!