lunes, 13 de octubre de 2014

NEUROCIENCIA DE LA FELICIDAD (Guía Práctica para una Vida Plena) de Mado Martínez. (RESEÑA)

Desde el momento que somos adultos, nos pasamos una parte importante de la vida intentando ser felices y muchas veces sin tener en cuenta que la felicidad puede ser transmitida por nosotros mismos, con una sonrisa, una mirada o una muestra de admiración y que tiene efecto boomerang. ¿Qué y cómo buscamos la felicidad? ¿Es la felicidad o el bienestar tan diferente a lo que damos u obtenemos?
Cuando nos pasan cosas buenas, lo celebramos sin pararnos a pensar en nada más , colgándonos los méritos como propios y no analizamos todos aquellos elementos que influyeron en este grato éxito; sin embargo cuando sucede lo contrario, le prestamos una atención desmedida e incluso buscamos una justificación ante la derrota, llegando a culpar la mala suerte u otras
Para encontrar el nivel de felicidad depende de muchas variantes, variantes qué por regla general no vemos como obstáculo, pero si determinan una gran radiografía de nuestra propia personalidad, para caminar por el laberinto de la vida.
Los defectos y virtudes del ser humano son muchos y estos muchas veces son un gran condicionante a la hora de convivir con el resto del mundo.

A través de esta fantástica guía, Mado nos expone un estudio que llevado a la práctica nos despejará dudas sobre nosotros mismos y nos hará reflexionar en nuestros comportamientos, como mejorarlos o repararlos. Para llevar a cabo este proyecto, la autora ha mantenido encuentros con grandes profesionales en la materia. 
Pero debemos de ser conscientes de que solo nosotros mismos encontraremos lo que buscamos, cuando sepamos quienes somos realmente.
“Recuerda que la vida es un mapa en blanco en el que no existen rutas ni indicadores”

Mado Martínez. Una autora con grandes conocimientos en la materia y varias publicaciones en su haber; posee un currículum impresionante y es una viajera incansable en busca de nuevas experiencias para enriquecer más si cabe todas sus publicaciones.
Siempre es bueno aprender más de nosotr@s mism@s.

¡Gracias Mado, ha sido fantástico leerte una vez más!