sábado, 21 de mayo de 2016

EL CUENTO DE LA VIDA. Fernando Villamía (Reseña)

XIX PREMIO DE NOVELA CUIDAD DE BADAJOZ


El hallazgo del cadáver de Hans Maier, en las oficinas de la Fundación Gnosis, de la cual era dueño, conmocionó a sus empleados.  Descubrir su cuerpo sin vida vestido y con el uniforme de las SS, adornado con la insignia de oro del partido, concedido a sus máximos defensores, plateó a quienes creían conocerle dudas sobre su pasado y sobre sus intenciones al crear la empresa para la que trabajaban.
La Fundación Gnosis, a la que Herr Maier, como le gustaba que le llamasen, había dedicado todo su dinero y tiempo durante los últimos años de su vida, se dedicaba a investigar, analizar y almacenar objetos relacionados con el ocultismo, la magia y los poderes paranormales.

Los sótanos del edificio que servían de sede a la Fundación, conservaban estos tesoros. Periódicamente, el equipo de trabajo, compuesto por diez personas, visitaban el lugar guiados por el propio Herr Maier, que como si de un ritual se tratase les mostraba cada hallazgo con verdadera pasión.
Descubrir que Herr Maier no era el descendiente de una familia adinerada austriaca, sino un miembro activo del partido nazi que había servido a las órdenes de Heinrich Himmler, responsable de la política racial del Reich, convulsionó el ambiente de la Fundación casi tanto como su muerte. Ninguno de sus empleados, a los que él mismo había seleccionado por los conocimientos poseían y que él creía podían aplicar a las búsquedas que desarrollaba dentro de Fundación, se negaban a creer que aquel hombre serio, de trato educado y formal, tuviese algo que ver con las atrocidades cometidas en nombre del uniforme que vestía en el momento de su muerte.

El inicio de la investigación permite a Fernando Suárez, uno de los últimos trabajadores en unirse a equipo de trabajo de la Fundación Gnosis, reencontrarse con su antiguo compañero del colegio Ignacio Ferreras, inspector del policía encargado del caso.
Amparado en esa amistad de la infancia, el inspector Ferreras invita a Fernando a su casa. Allí le presentará a Adela, su esposa, una mujer con una sensibilidad muy especial, capaz de percibir los estados de ánimos de la gente que la rodea tan solo por su voz.  En ese encuentro el inspector le entrega a Fernando las declaraciones oficiales de sus compañeros de trabajo, con la petición de que las lea y le comente si algo de lo que declaran no coincide con lo que él sabe de ellos.

Intrigado por lo sucedido, el hombre acepta la petición y juntos de manera paralela comienzan una investigación.  Al iniciar la lectura de los documentos, Fernando descubrirá un nexo de unión entre todo el equipo que conforma la Fundación, la muerte, por suicidio, de una persona amada. Este dato le angustia, llegando a cuestionarse el verdadero motivo que llevó a Herr Maier a reclutar a un grupo de trabajo como aquel.
Pero aún le faltan muchos secretos por descubrir…  A partir de ese punto y por medio de la voz de uno de los trabajadores de la Fundación, Fernando Suárez iremos conociendo el pasado de las personas que han sido captadas para un trabajo tan peculiar, como el buscar y dar validez a reliquias que han llenado páginas de libros como: El Santo Grial, El Arca de la Alianza, La Atlántida y un casi innumerable conjunto de reliquias y sueños a los que se les atribuyen poderes místicos y contactos con mundos superiores.

Después de la confesión sobre su propia vida y los motivos que le llevaron a interesarse por el mundo de lo esotérico, Fernando deja pequeñas pinceladas de las dudas y posibles sospechosos que ve entre sus compañeros de trabajo.

El encuentro con el inspector Ferreras permite al lector recorrer las vidas del resto de los protagonistas, a través de las declaraciones que el policía le deja a leer.
Primero será la triste vida de Arturo Medina, un pobre hombre con quien el destino decide jugar toda su vida; primero negándole un cariño que le concede en un punto concreto de su existencia, para serle de nuevo arrebatado y convertirle en un pobre infeliz. 
Continúa con Kepa Ugarte, un fotógrafo brillante incapaz de entender el amor de su esposa y le sigue la vida de María Teresa; gracias a ella conoceremos más datos sobre la vida de Herr Maier, ya que era muy amigo de su esposo. Ingrid Cornibé, una belleza rubia a la que todos consideraban amante del jefe y Bruno, el encargado de la seguridad cierran los relatos.
Todos ellos narrados en primera persona, describen situaciones duras y tristes que marcan a los personajes en la toma de decisiones.
Desde aquí se produce un salto temporal en la historia, pasa algo más de un año desde la muerte de Herr Maier hasta que vuelve a aparecer en escena el inspector Ferrera para detener al asesino.
Gracias a la declaración, del asesino, que de nuevo le permite leer a su amigo, descubriremos los motivos que provocan la muerte de Herr Maier.

Una historia en la que el dolor, la muerte y la desesperación se dan la mano con el poder de la sugestión, que ciertos objetos suscitan.
Entretenida de leer, resultará interesante para los aficionados a los temas esotéricos, a los que el autor dedica partes importantes del texto. También puede ser una buena elección para los amantes de la novela policíaca.

El autor de El cuento de la vida, Premio de Novela Ciudad de Badajoz, Fernando Villamía nació en Ugarte, Vitoria en 1957. Catedrático de instituto  de Lengua y Literatura, ha centrado su producción literaria en el ámbito del relato. Algunos de los premios en su haber XXX Concurso Hucha de Oro (2002), el Premio Internacional de Cuentos Max Aub (2013), el Premio Internacional del Relato Corto Encarna León (2013), así como el Premio Tierra de Monegros (2014),Premio de Relatos Antonio Segado del Olmo Villa de Mazarrón (2015). En el ámbito de la novela, su obra Judith y Holofernes (2008) recibió el Premio Felipe Trigo y otra de sus obra resultó finalista del último premio Azorín de novela.
ALGAIDA
Colección: ALGAIDA LITERARIA / PREMIO DE NOVELA CIUDAD DE BADAJOZ
Temática: FICCIÓN HISTÓRICA – FV
ISBN: 978-84-9067-469-7
374 Páginas.
Disponible en digital.