sábado, 21 de mayo de 2016

EL LIBRO PERDIDO DE DANTE. Franco Paturzo (Reseña)

La vida sonreía a Sara Sherman. Tras duros años de estudio y dedicación, satisfecha, contemplaba como a los 29 años, uno de sus sueños se acercaba, al haber sido elegida para impartir un curso de antropología forense en la facultada de medicina de Nueva York, de la que Albert Leblanche, todo un experto en la materia, era decano y con el que llevaba tiempo queriendo trabajar.

Aquella mañana, antes de reunirse con el que sería su jefe en los próximos meses, Sara debía pasar por el despacho de su tío Luigi Pace, monseñor Pace, sin duda el hombre más influyente, después del arzobispo, de toda la diócesis de Nueva York. La persona a la que más quería en este mundo, y la única familia que le quedaba tras la muerte de sus padres, en un accidente, cuando ella era tan solo una niña. A él le debía todo lo que tenía y lo que era. Sin embargo, aquella mañana hubiese preferido correr directamente a la universidad para reunirse con Albert Lablanche, los nervios ante el nuevo reto laboral no le permitían concentrase en la vida personal o social.

Inquieta y con prisa, Sara apenas prestaba atención a las palabras de alabanza de su tío por el nuevo puesto en la universidad, hasta que éste se sinceró con el motivo que le había llevado a concertar aquella cita. Necesitaba que realizase un trabajo para él, bueno, más bien para una hermandad a la que pertenecía, debía encargarse de supervisar la exhumación de los huesos del escritor Dante Alighieri, con el fin de descubrir el verdadero motivo de su muerte.

Sara no daba crédito a la petición de su tío, desplazarse a Rávena para supervisar el proceso de análisis de los restos óseos del cuerpo de Dante, la obligaría a renunciar al trabajo en la universidad. Enfadada, la muchacha cuestionó a su tío la necesidad de todo aquel proceso, ya que las biografías oficiales de Dante achacaban su fallecimiento a un contagio de malaria.
Monseñor Pace se sinceró con su sobrina, y le habló de su deseo de encontrar el libro “Camino de perfección”, que según la leyenda habría escrito el propio Jesús y en el cuál se encontrarían los verdaderos deseos del hijo de Dios. Gracias a este manuscrito, que la secta los Fieles del Amor, a la que Dante pertenecía y custodiaban desde hacía siglos, monseñor Pace creía que la Iglesia volvería a la pureza de  sus orígenes, librándose de sus jerarquías y de los bienes materiales. Según los datos que llevaba recopilando durante años, el escritor conocía la existencia de texto sagrado, incluso había ayudado a custodiarlo y esconderlo de los seguidores de Malaboca, un inquisidor de la Iglesia que deseaba destruirlo. Monseñor Pace estaba convencido que los miembros de la secta de los Fieles del Amor habían enterrado, junto a Dante, las claves para encontrar las palabras de Jesús.

Incapaz de negar nada a la persona que la había cuidado desde que era una niña, Sara acepta el encargo y tras hablar con Albert Leblanche, íntimo amigo de su tío, consigue aplazar el inicio del curso, para así, poder desplazarse a Italia. Su llegada a Rávena coincide con el momento en el que los huesos de Dante son extraídos de su tumba. En ese instante conocerá al profesor Gabriele Rossetti, estudioso de la vida y muerte de Dante, a la cual había dedicado los últimos 10 años de su vida.

Con el tiempo tasado, tan solo dispondrán de unas pocas horas para  analizar los restos del escritor, Sara decide centrarse en el trabajo sin cuestionar los verdaderos intereses de su tío al enviarla a aquel lugar. Tras varias horas, la joven descubre una inscripción en el fondo de la caja que contiene los restos del escritor, junto a un pequeño pergamino alojado en una fisura del húmero del brazo derecho.

Estos hallazgos la llevarán, hasta la biblioteca de Laurenciane, para entrevistarse con el director de la misma, Francesco Gabrielli,  en busca de una biografía de Dante, firmada por Louis Perrault, un humanista del siglo XVI.  Finalizada la charla con Gabrielli y sin éxito, Sara coincide con Alan Foster, un periodista americano con el que había coincidido en un evento en Nueva York.
Cansada y hambrienta, la mujer acepta la invitación del periodista para comer juntos, a fin de cuentas un breve descanso le vendrá bien y conversar con alguien de edad similar a ella le resultará positivo. Durante el encuentro, una llamada telefónica rompe en pedazos el mundo de Sara, su tío ha sido secuestrado y las personas que lo retienen,  amenazan con matarlo les entrega una información que ella no posee.

Ayudada por Alan Foster y Gabriele Rossetti, Sara inicia una carrera contrarreloj para lograr salvar a su tío, sin darse cuenta del peligro al que expondrá la suya y la de sus amigos.
La novela El libro perdido de Dante, cuenta con todos los elementos del género de aventuras. Un profesor cascarrabias y excéntrico para quien sus investigaciones son lo primero, Gabriele Rosetti. Una muchacha joven, inocente y buena, fiel a sus principios y deseosa de conocer la verdad, Sara Sherman, y un hombre apuesto y valiente capaz de cerrar los ojos a los peligros para ayudar a su compañera en cada paso del camino, Alan Foster. Junto a los actores principales, e igual de importantes están la representación del bien en el sentido más completo, el guardián de una verdad que no debe ser revelada, Monseñor Pace y un malo malísimo, vendido al dinero, al mejor postor, capaz de las más viles acciones para lograr un beneficio económico.
Si a todo esto le sumamos una serie de pistas camufladas en enigmas, unas ambientaciones en las que las bibliotecas antiguas, los pasadizos y las celdas claustrofóbicas no pueden faltar, nos encontraremos con una novela histórica de aventuras, que no defraudará a los amantes del género.

Franco Paturzo, autor de El libro perdido de Dante (1960-2013) fue un historiador que centró su trabajo en el período antiguo y medieval. En 1996 obtuvo el Premio Nacional por su libro La cerámica en la cocina de la edad romana. En 2005 publicó Etruscos, el enigma de sus orígenes. En su haber contó con varios premios por artículos y monografías dedicados a la historia y a la arqueología en la Toscana, y se dedicó durante largo tiempo al estudio de los orígenes del cristianismo.

ALGAIDA INTER
Colección: Ficción Histórica.
ISBN: 978-84-9067-179-5
437 Páginas.
Disponible en digital.