domingo, 29 de mayo de 2016

EL OCÉANO DE LA MEMORIA, Paloma San Basilio (Reseña)

Desde la serenidad que aportan los años, la sabiduría de lo vivido y con la añoranza de lo perdido en el camino de la vida, EL OCÉANO DE LA MEMORIA, nos invita a un viaje emotivo; lleno de luces y sombras; amores y desamores; cariños y rencores, porque, a fin de cuentas, ¿Qué familia no tiene su propia leyenda? Está, es la historia de una reputada familia cadiceña y contada de viva voz por una de sus principales protagonistas, Alba Livingston Belacua.  
Al igual que las mareas, sentiremos el reflujo que reposa en Cádiz, desde 1936.

Alba, se crío entre ocupaciones dignas de su estatus social y lindos aparejos de niña pudiente; toda su preparación era canalizada a futura “señora de”; el severo carácter de su madre no le permitió nunca disfrutar de las diferentes etapas vitales hasta llegar a la edad casadera. Como cualquier niña de su edad, Alba fue ampliando horizontes y amigos, entre ellos Esteban, -el hijo de Virtudes-, la lavandera de la casa que también merodeaba por la propiedad con soltura. Esteban soñaba con plasmar en dibujo aquello que sus ojos captaban y dotado de una plática infinita para explicarle Alba las maravillas que la rodeaban, sus paseos eran verdaderas lecciones de historia e infinidad de leyendas de él cuanto sabia.
 Al compás que pasaban los años, llegaron más hermanos, hasta completar un total de siete hijos, fruto de un amor descompensado entre sus padres. Su padre, Custo, un hombre sencillo, que bebía los vientos por su mujer, Alba, un matrimonio singular por sus diferencias, pero parejos en sus intenciones.

“El trabajo es sagrado, pero deja de serlo cuando es solo sagrado pal que recibe los beneficios; las personas también son sagradas, pero nadie las respeta, y la justicia con hambre no es justicia sino abuso y esclavitud” (extracto del texto).


Vivir en el casoplon de la plaza Mina, permitió que la familia viviera impune de las muchas calamidades que sucedían al otro lado del cerco; los conflictos nacionales y mundiales, las guerras qué hacían mella en el comercio y donde eran pocas las casas donde no lloraban alguna falta. Aunque las bodegas de los Monasterio-Livingston, tenían reconocimiento nacional suficiente para subsistir, si vieron mermar sus beneficios. El Cortijo de los Rosales, era punto neurálgico para los artistas y las celebridades más renombrados del momento, lo cual les beneficiaba en muchas transacciones.

La amistad que Alba y Esteban, comenzaron siendo niños se consolido con los años, siendo luego adolescentes y novatos en la vida, cada uno de ellos fue el primer amor del otro. Sus destinos estaban varados en diferentes playas, por el escalafón social. Ambos jóvenes fueron prevenidos de las escasas posibilidades e incluso separados por las redes de “la inglesa”. ¿Navegaran a contra corriente por aquello que sienten de verdad?



“Cuando estés triste o tengas dudas y miedos, e incluso cuando seas feliz, escríbelo en un cuaderno que será solo tuyo y esconderá tus secretos y te ayudará a saber quién eres” (extracto del texto)

El tiempo no se detiene y cada cual, sigue su propio trayecto con mayor o menor fortuna, en EL OCÉANO DE LA MEMORIA, seguiremos remando con cada uno de sus abundantes personajes, y no siempre hacia adelante; padeceremos por los más débiles que parecen ir contra corriente y llegaremos a conocer los vericuetos superados en las mareas de la vida por pura supervivencia, arribando alguno de ellos en un puerto diferente y lejos de la tacita de Plata. En este viaje haremos escalada en México y Colombia, buscando un rumbo que no encuentra, mientras añora un amor que lleva anclado en su alma.  

EL OCÉANO DE LA MEMORIA, es sin duda, un cumulo de memorias con nombres, apellidos y tanta solera como sus caldos; una cadena metódica que incluye gran parte biográfica de sus antecesores.  Lectura perfecta para los amantes de este género, con un ritmo tranquilo y semejante al clima cadicense al atardecer. Confío que el lector/a se deje mecer por el vaivén de las páginas y disfrute de esta maravillosa travesía.


Paloma San Basilio, es artista polifacética reconocida. Su dilatada carrera artística la ha subido a los escenarios más importantes del mundo, con éxitos renombrados y por los que es sobradamente conocida. La pintura, es otra de sus aficiones y tuvo sus primeras exposiciones en Sevilla y Madrid en 2012 – 2013. En 2014 (Aguilar) debuta en el mundo de las letras con -La niña que bailaba bajo la lluvia- libro donde relata la historia de su vida. El océano de la memoria (Suma) es su segunda novela.



SUMA
Temática: Contemporánea
Colección: Fuera de colección Suma.
ISBN: 9788483658888
606 Páginas.
Disponible en digital.